Ir al contenido principal

¿Qué queremos?

 


Sigo y seguiré pensando dentro de mi cabeza, una y otra vez, que las carreras de caballos si quieren tener en el futuro algo de continuidad en España habría que trazar un plan a corto y a largo plazo. Aparte de las situaciones utópicas o fantasiosas que me puedan surgir, el primer paso sería responder a la siguiente pregunta, ¿Qué queremos? Más concretamente, ¿Sabemos lo que queremos?

Tengo mis enormes dudas la verdad de saber cuál o cuales son los objetivos que perseguimos para el futuro. Si las carreras de caballos quieren seguir vigentes en España dentro de unos años, está claro que necesitamos conseguir más aficionados que en la actualidad. Hasta ahí, creo que todos estamos de acuerdo. Pero, ¿Qué queremos crear aficionados a las carreras de caballos o apostantes a las carreras de caballos? Ese es un bonito debate, no me cabe ninguna duda. 

Yo personalmente me considero aficionado a las carreras de caballos. Simplemente. Y dentro de esa afición que tengo entran aspectos como: vivir (a mi manera) el día a día de este deporte; ver las compras realizadas en las subastas; interesarme por la labor que se lleva a cabo en las yeguadas; seguir, con mayor o menor intensidad, las carreras de aquí y de otros países; disfrutar de la figura del caballo como animal… ¡Ah e igualmente apostar algún euro de vez en cuando! Eso sí, sinceramente para mi el apostar es un punto secundario en mi manera de vivir el mundo de las carreras. Podría perfectamente seguir, acudir y disfrutar de las carreras sin apostar.

A su vez, no voy a discutir el hecho de que probablemente sin apuestas, al menos en España no habría carreras. Hay que tener siempre en consideración toda la cantidad dinero que genera el tema de las apuestas en el sector del turf. Sin embargo, si algo me enseñaron mis padres de pequeño, cuando empezaba a gustarme el mundo de las carreras fue: “Apostando a caballos nadie se hace rico”. Es un consejo que me dieron y que les agradezco eternamente. Además, probablemente sea la primera frase o recomendación que les daría a mis hijos, si es que alguna vez los tengo y los llevo a un hipódromo… Me parece fundamental tener claro ese punto de partida. Por lo contrario, siendo sinceros, estás mintiendo a la gente. Podrás ganar dinero apostando a los caballos sí, pero asimismo podrás perderlo y seguramente tu saldo finalice siendo negativo.

Una vez, recuerdo haber leído una frase que se le atribuía a Fernando Savater y me parece muy oportuno para el caso. El filósofo decía: “yo apuesto poco porque si uno apuesta mucho no ves la carrera, ves tu billete corriendo por la pista”. Poco más que añadir a esas palabras… El apostar por algún determinado caballo te puede evocar a no fijarte en otros aspectos o detalles singulares de este deporte. Y puede ser que ahí radique un momento clave en el que se pierde un aficionado y se gana un apostante o viceversa. 

Un apostante cuando pierda, pierda y vuelva a perder; echando una y otra vez a la basura sus boletos, seguramente no vuelva a acudir a un hipódromo. Cambiará de deporte y se dedicará a otro, olvidándose de las carreras con cierta rapidez. No obstante, una persona que se considera realmente aficionada, es consciente de que a veces se gana y muchas veces se pierde. Eso sí, lo que es seguro es que aquella persona el próximo día de carreras volverá al hipódromo. Claro que esa persona que se considera aficionada apueste algún euro, y tal vez acierte o no el resultado. Aunque lo que seguramente ese aficionado no hará es, estar reclamando constantemente en privado y/o público que X le ha hecho perder dinero en una carrera porque Fulanito le ha montado mal o lo que sea. Es más, esa persona determinada aficionada reflexionará y pensará después de la carrera que en la competición ocurren muchas cosas, ajenas o no, que derivan en que uno u otro gane una prueba.

Por lo menos en mi caso, cuando me enamoré del mundo de las carreras no fue por apostar a uno u otro caballo. Primero, porque era un simple niño, el cual le servía con disfrutar con lo que era la competición y el hecho de ver a un caballo galopando a gran velocidad. Adrenalina suelen denominarlo algunos. Será eso... Es cierto que hacer que a alguien le gusten las carreras o no, no es una ciencia exacta y, además, es fundamental saber a que tipo de persona te estás refiriendo y dirigiendo. Abriendo un paréntesis (y no cualquier paréntesis), no nos olvidemos, y que quede claro, que sin propietarios no hay carreras, y lo más probable es que esos dueños de los caballos sean ante todo aficionados y no solo apostantes.

En alguna conversación privada con un aficionado a las carreras de caballos, de los denominados de toda la vida, me expresó que el futuro de las carreras en España es bastante oscuro. Según él, los aficionados se están perdiendo y se están creando personas que únicamente les interesa apostar a las carreras (alguno incluso desgraciadamente convirtiéndose a posteriori o con anterioridad ludópata). Me gustaría contradecir esa opinión, pero está complicado hacerlo. Buscar la tecla mágica para buscar ese equilibrio entre las dos figuras planteadas está complicada, aunque imposible no es. Alguien tendrá que descubrir el cómo. 

Si alguien me preguntase qué haría yo, le respondería de un modo muy sencillo: crear aficionados. Así parece sencillo, pero no lo es… Lo sé. Aunque lo primero que le diría a aquella persona que se quisiera hacer aficionada o sin más interesarse por las carreras sería: “con las carreras no te harás rico”. Repito, un consejo que a mí me lo dijeron en su momento y creo que lo interiorice a la primera. Después de decirle esto a esa persona novel, estaría dispuesto a enseñar, dentro de mis posibilidades, todos los entresijos que tiene este deporte, incluso el cómo apostar si hace falta. Pero lo que tengo claro es que a esa persona no le enseñaré única y exclusivamente, el cómo apostar. No es mi estilo, pero es que tampoco creo que es el método de hacer afición, sino que puede ser el modo de hacer otro tipo de personas…

Todo lo expuesto insisto es mi humilde opinión. El debate seguro que seguirá en pie y habrá mucha gente en contra de lo que he dicho. Asimismo, espero que este texto sirva de reflexión para aquellas personas que se tengan que ocupar de crear aficionados para un futuro inmediato y lejano. Una cosa está clara, nos faltan aficionados a las carreras de caballos. Apostantes, me da a mí que hay de sobra. Algo habrá que hacer…


Foto portada: Rafa Lorente

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a