Ir al contenido principal

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney


El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes.

Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar.

Tras el verano, dio el gran paso de irse a Mont de Marsan a la AFASEC, sin conocer a nadie allí ni saber hablar francés. Unos hándicaps que los superó rápidamente incorporándose al patio de Philippe Sogorb, que coincidieron también con los primeros pasos como entrenador del ex jinete. Precisamente con Sogorb se produjo su debut francés como aprendiz con un caballo llamado Cubalibre siendo noveno en Pau un 2 de enero de 2016.

Su primer triunfo tardó más de un año en llegar al vencer con Alpha Joa el 17 de abril de 2017 en Tarbes ganando de punta a punta para Antoine de Watrigant, preparador con el que comenzó a trabajar tras estar con Sogorb. Continuando con su progreso de aprendizaje dejó el sudoeste francés para irse a la capital francesa con Carlos Laffón. Allí ya con un físico más semejante al actual junto al entrenador sevillano sumó cuatro victorias durante el año 2018. Un año en el que también decidiría emprender su primer viaje a los Estados Unidos de América.

Aprovechando su peso bajo, a pesar de ser alto para ser jockey, estuvo varios meses en 2019 haciendo las américas incluso montando allí en carreras. No obstante, para final de año retornó a Francia, mucho más maduro, y encarando un 2020 en el que daría un gran salto de calidad. Otra vez en el turf galo durante el año de la pandemia ganaría 13 carreras para firmar su mejor año hasta la fecha. Aunque no sería nada comparable con lo logrado en el 2021 al vencer en 46 ocasiones, un hito que le permitió ser vigesimoprimero en la estadística de jinetes de Francia. Además ese mismo año ganó su primera carrera importante en el país vecino al pasar primero por meta con Solenzana en un Grupo II para caballos árabes.

Año a año, Alejandro contaba con más montas en el circuito francés y perder su descargo era cuestión de tiempo. Antes en el invierno del 2021-2022 volvería a Estados Unidos, pero en su vuelta cosechó 36 carreras en Francia y 4 en San Sebastián. Al final, su descargo se perdió el 29 de julio de 2022 con Holocene Bere de Río Cubas en Mont de Marsan sumando así la tan buscada victoria número 86.

Eso sí, el perder el descargo no le castigó en exceso y pronto comenzó a ganar para estar completando actualmente su mejor año profesional. De las 22 victorias de este año en Francia cabe señalar en mayúsculas su doblete de Listed protagonizado en Toulouse el 23 de abril al ganar con Cracksmania y Kendly. Sus dos primeros Listed con caballos PSI que hicieron darle a la postre la oportunidad de correr con la potranca de Guy Pariente el Prix Saint-Alary (Grupo I).

El resultado en la pista no fue el mejor, pero esa experiencia seguro que fue especial para ese chaval que dejó su pequeño pueble cántabro para hacerse un nombre en el siempre competitivo turf francés. Ahora es Madrid, quién ha visto florecer a este joven jockey que suma su primer gran premio en España con El Caney. No en vano, entre Ashdeuzo y El Caney ha habido muchas líneas por escribir y seguro que quedan muchas más por escribir en el futuro.


Foto: Rafa Lorente

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a