Ir al contenido principal

La reina del verano donostiarra


La primera de las tres patas que forman la particular “Semana Grande” de Grandes Premios que se disputan en el Hipódromo de San Sebastián es el GP Hotel María Cristina (antiguo Kutxa). Una carrera reservada para las yeguas de tres años en adelante sobre la distancia de 2200 metros. Conocido como el Kutxa para los aficionados, actualmente patrocinado por el Hotel María Cristina se viene disputando todos los veranos normalmente la jornada previa a la Copa de Oro. De esta manera se corona a la reina del verano donostiarra entre las hembras.

Pues bien, observando el historial de la carrera que se remonta al año 1986, donde se pueden sonsacar varias notas interesantes. Para empezar, la primera ganadora de la carrera fue NITZANA con la monta de Mariano Hernández, la preparación de Mauricio Delcher Poulies y los colores de la Cuadra Montsià. Una yegua que además de ganar la primera edición también consiguió llevarse el gato al agua dos años después ganando la misma prueba. Esta segunda vez fue cambiando los protagonistas, porque fue bajo la dirección de Florentino González, el entrenamiento de José Luis de Salas y la chaquetilla de Madueño. 

No obstante, el capítulo de dobletes en la gran cita para yeguas va más allá y es que hay dos ejemplares que no solo han conseguido duplicar victoria en esta carrera, sino que lo han conseguido cosechar en dos ediciones consecutivas. Tal hito lo consiguieron primero, BAY HILL (1995-1996) con los colores de Brocal, la preparación de Antonio Peralvo y las montas de Bienvenido Moreno y Florentino González. Y la segunda en conseguirlo, y capítulo aparte merecería esta yegua, es KANTIA (1999-2000). KANTIA, la que fuera representante de Madroños y entrenada por Mauri Delcher Sánchez, ganó con las montas de Iván Borrego y José Luis Martínez respectivamente. Es más, la campeona verdirroja consiguió además vencer el Kutxa en el año 2000 también triunfó en la milla del Gobierno Vasco, solo 7 días después de coronarse la reina del verano. Un logro que no ha vuelto a repetirse.

Asimismo, varias son las yeguas de gran calidad que han sumado esta prueba a su palmarés como, por ejemplo, por mencionar algunas a TERESA (1987), JACIRA (2003), CASTALIA (2005) o BALDORIA (2007) entre otras. Entre los propietarios destaca en el historial Madroños con las victorias de yeguas históricas como KATHLEN (1994), KANTIA (1999-2000), JACIRA (2003) (aunque fuera en asociación) y BALDORIA (2007). Sin duda, eran yeguas de gran entidad las que tenía bajo sus colores el propietario Félix Sanz. 

Ya entre los entrenadores la saga Delcher es el gran dominante de la carrera con 11 victorias entre padre e hijos. El patriarca, Mauricio Delcher Poulies, se anotó cuatro veces esta carrera, entre otras, la primera edición con NITZANA (1986). A su vez también ganó la carrera con ejemplares de calidad como SUA (1997), POINCIANA (2002) y CASTALIA (2005), que esta última venció en ese mismo año también el Gran Premio San Sebastián. Igualmente, Mauri Delcher Sánchez tiene bajo su posesión 6 triunfos en esta carrera. Además de los cuatro antorchados de Madroños, KANTIA (1999-2000), JACIRA (2003) y BALDORIA (2007), consiguió sumar para él también las victorias de NARYA (2010) y MOST EMPOWERED (2019). De igual modo, faltaría para completar la saga Delcher el triunfo de Christian con FILLY MEDI (2013). 

No habría que desmerecer tampoco los cuatro triunfos de Guillermo Arizkorreta como preparador con ABRIL (2008), ANDALUCIA (2014), GANG OF TEN (2015) y ROCK EYES (2016), con un triplete consecutivo incluido, o los otros cuatro triunfos de Oscar Ortiz de Urbina como jockey con ABRIL (2008), YOU OR NO ONE (2009), NARYA (2010) y BARONIA (2012), tres victorias también de manera consecutiva.

Aunque este gran premio seguro que tendrá especial recuerdo para jinetes como Roberto Carlos Montenegro o Ignacio Melgarejo, por ser la primera gran cita que anotaron en su historial deportivo como jinetes. En el caso de Montenegro el logro se alcanzó en el año 2001 con la victoria de LA CIBELES, que estaba bajo la preparación de Román Martín y los colores de Aretatxo. Una ejemplar de gran calidad tanto como corredora como yegua madre. A su vez, Melgarejo con FARAUNSI dejó el dividendo más alto de la historia de la carrera y casi de cualquier gran premio a disputarse en el turf español. La culpa lo tuvo un dividendo a ganador de 105 euros por euro jugado. Cifras mareantes. 

En definitiva, una carrera clásica del turf español que corona a la mejor yegua del verano donostiarra y que guarda siempre especial importancia en el calendario turfístico. Observando una y otra vez su palmares vemos nombres de muchos quilates, por lo que seguro que en el futuro vemos otras yeguas de un valor especialmente importante sumarse a tal lista.


Foto portada: Jacira (2003) | Foto: Pedro Martínez

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a