Ir al contenido principal

Baldoria, la rematadora electrizante


Tal vez una de las mejores yeguas que hemos podido ver y disfrutar durante este siglo ha sido Baldoria. Una yegua que fue la última gran campeona que pudimos ver de la Cuadra Madroños. Y eso que en la nómina de campeones y campeonas de la casaca verdirroja estuvieron también otras estrellas como Jacira o Fol Parade.

Para comenzar repasando su exitoso historial deportivo los aficionados donostiarras recordaran bien su debut victorioso. Fue la jornada del Gobierno Vasco en la segunda carrera del día reservada para potrancas no ganadoras. El lote era amplio, 11 participantes de los cuales 5 eran debutantes entre ellas Baldoria. Antes de la prueba, a la potra montada por Jorge Horcajada se la tenía considerada como una ejemplar con un buen origen, ya que costó 40.000€, pero no con una gran precocidad.

Como anécdota recuerdo que mi madre quería apostar a Baldoria en esa carrera y yo le decía, “no creo que en el debut pueda ganar”. Después de la carrera tuve que cerrarme la boca. Ya en carrera, Baldoria salió lenta de cajones. A falta de 1.000 metros en una carrera de 1.400 seguía antepenúltima pareciendo que aún estaba verde. Entrada en la recta final los primeros clasificados estaban ya lejos, pero la montada por Horcajada empezó a arrancar como una moto para dejar un remate espectacular en una pista blanda. El dividiendo de 14,80 por euro jugado dio alegrías a más de un aficionado incluido mi madre.

Tras esa brillante actuación se dijo que probablemente no volvería a correr a dos años, pero no fue así y menos mal. En la última jornada de la temporada de verano del año 2005 ante un lote de mayor nivel y ya contra machos, pero en un lote corto de participantes volvió a ganar en la pista donostiarra. Ya en la antesala de la reapertura de la Zarzuela se hablaba como uno de los mejores ejemplares de su generación. En su estreno en Madrid acaba segunda de La Quinteria en el Carlos Sobrino en una carrera que se presenta algo falta y pidiendo metros. Pero en el Gran Critérium volvió la gran campeona a escena enfrentándose a los mejores machos de la generación. ¿Y cómo volvió? Pues con una salida desastrosa de cajones, perdiendo muchos cuerpos de ventaja. Parecía que las opciones de victoria de la verdirroja se diluían poco a poco mientras que otro de los favoritos Diurno junto a Petross comandaban la carrera a un ritmo intenso. En la recta final el amplio lote estaba bastante compacta dando lugar a una gran lucha final entre Adrianus, Lord Vell y Baltrum, entre otros. Lo que nadie se esperaba, fue la flecha montada por Borja Fayos apareciendo por el centro de la pista en el último tranco dejando probablemente el mejor remate de la temporada y de muchos años.

Todavía estrictamente sin cumplir los tres años, ya que técnicamente los haría a finales de mayo, volvía a las pistas ganando preparando el Oaks español en el Premio Manola. Ya en la gran cita de la primavera para las yeguas de tres años sobre la distancia de 2.200 metros (Oaks español) en un lote de 12 aspirantes destacaban la foránea Epatha y la favorita local Baldoria. La carrera fue liderada en todo momento por Sonic Sea hasta la recta final donde la primera en aparecer enseñando un ataque ganador fue Johanie Cara. A la representante de la Cuadra San Isidro nadie parecía seguirle, aunque por la parte exterior aparecían desde atrás dos cohetes llamadas Baldoria y Epatha. La primera, montada por Jorge Horcajada fue la primera en presentar el ataque, mientras que la montada por Ioritz Mendizábal esperaba unos milisegundos más para lanzarse y batir a la favorita local en el poste de llegada.

Después de una actuación casi perfecta tocaba presentarse ante los viejos en un lote de 15 participantes en el Gran Premio Madrid que quería coronar al mejor caballo del hipódromo 13 años después de su última edición. Gran parte de la carrera fue comandada por Benta Berri haciendo labores de cuadra para la Cuadra Oca con su otro representante Tunduru. Así fue la carrera sin cambios en la parte delantera hasta los últimos metros en el que Johanie Cara y Guadalmedina aparecieron pasando al frente. Pero como un rayo apareció Baldoria entre las dos encontrando un hueco formidable para llevarse la prueba cumbre de la temporada por delante de un Adrianus que también remató fuertísimo.

El verano del 2006 tenía una gran favorita para la Copa de Oro y era Baldoria. Yegua que llegaba a Lasarte invicta en la pista y con unas condiciones ideales sobre todo de peso. La pista estaba embarradísima y el lote de 14 participantes fue comandada por Fruhlingsturn, todo un ganador de Grupo II en Alemania. En la recta el puntero se fue abriendo cuando le acechaba Pro Ken a posteriori primero y segundo en el poste de meta. La favorita, Baldoria, con un recorrido muy complicado fue molestada metros después de salir de la curva Bugati y pese a las adversidades consiguió un meritorio cuarto puesto con otro remate para el recuerdo.

Un mes después de la gran cita donostiarra consigue ser tercera de Listed en Saint-Cloud ante rivales de un valor considerable. Con todo ese historial en su edad clásica para cerrar el año de competición, el gran premio del otoño en Madrid era el Memorial y ahí se presentó como favorita Baldoria. Aunque ya con carreras de tanto nivel acusó tantos esfuerzos y no pudo batir a otros grandes ejemplares como Jade, Nureviena o Bannaby. Otra vez uso su arma del remate en los metros decisivos, pero los punteros ese día corrieron más.

Ya con cuatro años comienza con un cuarto puesto en una carrera fuera de distancia y con un peso excesivo. Un mes después en cambio en una distancia más propicia y ante las yeguas gana sin ningún problema. Vuelve entonces a defender la corona del GP de Madrid partiendo también otra vez muy atrás dejando muchos cuerpos a favor de los de adelante. Esto propició entre otras cosas, sin duda a la superioridad del campeón de tres años Premier Galop.

Volviendo al verano donostiarra del año 2007 la campeona de la Cuadra Madroños se centró en los grandes premios para yeguas. Antes de la gran cita del GP Kutxa corrió la preparatoria (Premio El Diario Vasco) batiendo a grandes yeguas como Jade o Poliglote D’ Ortige dando muestras que la reina donostiarra era ella. Llegó la gran cita para las yeguas, un 12 de agosto de 2007 trágico por la muerte de la amazona Nagore Otaño que cayó con la yegua La Chaparrita momentos antes. Centrándonos en el Kutxa, Baldoria venció en una llegada apretadísima ante las mejores yeguas del país como eran Golding Star, Jade y Poliglote D’ Ortige. Una vez y ya iban unas cuantas, nos dejó otro remate electrizante “made in Baldoria”.

Al otoño madrileño Baldoria llegaba llena de energía y moral, todo ello gracias a un verano increíble. Aunque en el Ricardo Ruiz Benítez de Lugo no pudo demostrar su mayor nivel después de una carrera que se centró en dejar fuera de juego a la verdirroja. Se puede decir que sus rivales lo consiguieron y solo pudo ser cuarta en una carrera ganada por Jade. Para cerrar la campaña dio el paso a tierras galas participando en el Prix de Royallieu (Grupo II) que debido a una salida un poco infortuna solo pudo ser sexta.

Aunque muchos no lo sepan Baldoria no volvió a España, ya que se quedó en la preparación del español Carlos Laffón para afrontar los grupos parisinos. En este caso, solo una única vez pudo correr para Laffón, debido a que tras llegar lejos en un listed en Saint-Cloud no volvió a correr. Esa carrera cerró el circulo de 18 salidas con 8 victorias, 2 segundos puestos, 1 tercer puesto y 5 cuartos puestos. Destacando sus victorias como hemos expuesto un GP de Madrid, un GP Kutxa y un Gran Critérium, además de ser tercera de Listed en Saint-Cloud, segunda del Oaks y cuarta en la Copa de Oro y GP de Madrid. Pero dejando sus grandes resultados a un lado, los aficionados seguiremos fascinados de sus remates imposibles y eléctricos.


Foto portada: Baldoria en distintas carreras | Fotomontaje: Ander Suescun

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a