Ir al contenido principal

Marc Comas: “Siempre quieres ganar un gran premio, pero para mí es mejor lograr autofinanciar el caballo, que el propietario se lo pase bien y correr a cada caballo en el sitio que le toque”


El arranque del año 2022 está siendo más que satisfactorio para el preparador catalán que cumple dos años aproximadamente instalado en el Hipódromo de San Sebastián. Estamos hablando de Marc Comas que comenzó su andadura como entrenador con los colores de su chaquetilla negra y blanca de Ombra y que tiempo después con alrededor de 15-20 caballos está en su mejor momento como profesional. Un patio familiar que aúnan el ilusionante proyecto de Sport HG con otras cuadras más pequeñas tanto de sus raíces catalanas como cuadras locales que van apostando por su trabajo. Se reúne con Pronoturf para hablar de la actualidad de su trabajo.

 

Pregunta: Ya llevas un tiempo estabulado en el Hipódromo de San Sebastián, ¿Cómo valoras todos estos años teniendo en cuenta que prácticamente viniste solo con caballos de tu propiedad?

Respuesta: Cuando decidimos venir aquí era porque queríamos dar un paso adelante y conseguir algún propietario nuevo. Antes estábamos con caballos de raid y teníamos algún caballo de carreras como hobby. A mi me gustan los caballos de carreras y decidimos probar con tres caballos de mi propiedad: un árabe, GNILY y JAK ANGEL. Si lo hacíamos bien la gente nos conocería más y así podría llegar algún propietario más arrancando poco a poco.

                                                                                                                 

P: ¿Y de qué crees que te ha podido servir el poder estabularte en un centro de entrenamiento así? ¿Ha merecido la pena?

R: Sí nos ha servido, sin duda. En Cataluña entrenaba en una pista que teníamos en casa de 400 metros de cuerda y luego en la pista de un amigo cuando se acercaba la hora de correr, ya que tenía una pista más grande de 800 metros. Pero para todo eso teníamos que movernos en camión y cuando hacía mal tiempo no lo podíamos utilizar. Era difícil y para captar propietarios era casi imposible. Con 2 o 3 caballos te puede servir una infraestructura así, pero con más caballos es muy difícil.

 

P: Además parece que el arranque de este año está siendo muy bueno para tus caballos, gracias a tres triunfos franceses con LAGERTHA GIBRALTAR, KARIBBEAN DREAM y COCKLINA, además de uno más en Madrid con la prometedora IRATI DREAM. ¿Esperanzado?

R: Sí, el año ha empezado bien. Al final, había buenos caballos que se tenían que acabar de situar en Francia. Por ejemplo, KARIBBEAN DREAM es un caballo que me ha sorprendido mucho desde que llegó a la cuadra. No lo conocía, me encanta y es super honrado. Al principio había que clasificarlo y esto se suele hacer largo y pesado, pero es muy regular y acabó ganando en Pornichet. Con el valor que tiene creo que puede ganar todavía otra más.

Luego IRATI DREAM, me llegó a sorprender a mí también con su victoria en Madrid. Es una yegua espabilada, que a 2 años antes de llegar al hipódromo tuvo que ser operada de la mandíbula y se atrasó todo. Sus trabajos eran muy buenos, pero no teníamos referencias suyas, porque trabajaba sola, aunque hacía muy buenos tiempos. Iba en mano en los entrenamientos sin ser exigida en exceso. La sorpresa llegó en Madrid cuando nos pusimos a correr de verdad y arrancó como arrancó.

 

P: Uno de los grandes alicientes de tu paso adelante como entrenador ha sido la llegada de Joan Rodríguez como propietario. ¿Cómo surge esa opción de crear la cuadra Sport HG? 

R: El verano que nos instalamos con nuestros caballos en San Sebastián casualidades de la vida Joan estaba de vacaciones en San Sebastián y me llamó porque sabía que estaba aquí, ya que teníamos una relación de amistad debido a los caballos de raid. Entonces, me preguntó que podía hacer en San Sebastián y nosotros como nos centramos en ir de casa al hipódromo y viceversa, pues le dijimos que le podíamos decir dónde había carreras cerca.

Justamente había carreras en Dax y el siguiente día nocturnas en Madrid. Fue a Dax y al salir nos dijo que el próximo día iba a ir a las nocturnas de Madrid. Al acabar allí la noche me llamó y me dijo que quería ser propietario empezando un proyecto.

 

P: Viendo especialmente la juventud de sus caballos estamos ante un proyecto ambicioso y con futuro, ¿verdad?

R: Es un propietario que no pone prisa ni presiona para que los caballos corran. Algunos de estos caballos llevan tiempo sin correr, porque empezamos tarde con ellos, pero él prefiere esperar a los 3 años que apresurarse a 2 años. No le preocupa debutar a 3 años.

Los que han corrido y alguno todavía pendiente de debutar ya tienen muy buena pinta. De los que ya ha corrido por ejemplo tienen buena pinta IRATI DREAM, PRINCESS LUCA y JAMILA. Y JENDILA que está pendiente de debutar también me gusta.

 

P: Por lo visto hasta ahora, ¿es COCKLINA la estrella de la cuadra? ¿Cuál es su futuro?

R: COCKLINA es una yegua que cada vez que le pides algo más, te lo da. En Toulouse cuando gana, antes de su triunfo el plan era poder correrla en una Quinte en Saint-Cloud. Nos sorprendió, queríamos ponerla en marcha, ya que no necesita muchos entrenamientos para ponerse en forma.

En Toulouse nos sorprendió ganando con 61 kilos y haciéndolo bien. Nos suben a valor 38 y así lo veíamos difícil poder competir en la Quinte que teníamos prevista. Por eso decidimos bajar a Madrid para correr el Premio Robertiya contra yeguas. La carrera será muy dura, ya que corren las mejores yeguas de España. No se en que puesto acabará, pero está muy bien y como no nos deja de sorprender cada vez que corre lo hará bien. Luego en verano su objetivo puede ser el GP María Cristina en San Sebastián.

 

P: Luego también cuentas con algún propietario proveniente principalmente de Cataluña y de aquí de San Sebastián. Sin duda esto es sinónimo de buen trabajo.

R: Sí. De Cataluña tengo un propietario con el que tengo un caballo árabe y también la Cuadra Samalassa. Esta última ya apostó por mi cuando estaba en Cataluña y cuando me instale aquí volvimos a juntarnos y están saliendo muy bien las cosas con ellos.

Además, tener propietarios de aquí como San Mamés, Colisa, Hirukote o Ion Jauregui me hace una especial ilusión, porque yo vengo de Cataluña y no conocía a casi nadie del hipódromo. Que confíen en mí me hace sentir bien, porque es sinónimo de que estamos trabajando bien y más cuando soy alguien nuevo en este mundo.

 

P: Sin embargo, dentro del gran número de caballos que entrenas también vemos varios caballos de pura raza árabe, siendo de los pocos preparados del turf español con caballos así. ¿Esta raza también te sirve para sumar como entrenador?

R: A mí la relación con los caballos árabes me viene del mundo de raid, por lo que he trabajado mucho con ellos. Son caballos muy complicados y cuesta bastante trabajo trabajar en el día a día con ellos.

Tuve la opción en el pasado de tener caballos árabes durante un tiempo de un buen propietario francés, pero estos ya venían de otras preparaciones previamente. Una característica que tienen estos caballos es que son muy inteligentes, por lo que quitarle los malos hábitos es muy difícil. La aventura no funcionó como quisimos, a pesar de que una de las yeguas que debutó en San Sebastián fue tercera, pero luego en Francia no pudo repetir valores yendo directo a un Grupo I en Francia.

Ahora cuento con tres caballos árabes en mi preparación. Uno es de un propietario catalán y los otros dos son de mi propiedad. A mi me gustan, pero son muy complicados, por lo que prefiero los pura sangre ingleses.

 

P: ¿Crees que tener propietarios que apuesten por caballos árabes podría ser una buena alternativa para las carreras españolas?

R: En España hay muchos caballos árabes, aunque sea en otras disciplinas. Creo que estaría bien que la gente se introdujera en el mundo de las carreras con ellos. Es verdad que no corren como los pura sangre ingleses ni a la misma velocidad, son otro estilo de caballos. Pero cruzando con sementales y yeguas francesas puede ser un mercado por explotar. Al final, en Francia estamos corriendo contra jeques.

Las carreras de caballos árabes pueden tener su semejanza con el mercado que ofrecen los caballos de raid. Y es que si tienes un buen caballo puedes llegar a venderlo por una cifra económicamente importante.

 

P: ¿Si tuvieras que elegir con qué tipos de caballos te quedarías los árabes o los pura sangre ingleses?

R: Ahora mismo me quedaría con los pura sangre ingleses. He estado mucho años con los árabes, pero son complicados. Yo antes conocía los caballos árabes del raid y eran medianamente sencillos de manejar.

Sin embargo, en carreras es distinto. Tu nunca sabes seguro que un pura sangre inglés va a ganar sí o sí, pero sí sabes que lo puede hacer bien o mal. En cambio, el árabe no te da esa seguridad. Te engañan. No tengo tanta experiencia en carreras con ellos, pero por lo visto hasta ahora es así. Claramente me quedaría con los ingleses.

 

P: En global, ¿Cuáles son tus objetivos y planes para este 2022?

R: El objetivo es sacar lo mejor de cada caballo en su nivel. Por suerte especialmente en Francia es más fácil encontrar lo mejor para cada uno de ellos. Por lo tanto, ganar lo máximo posible con el mayor número de caballos posible. Es verdad que siempre quieres ganar un gran premio, pero para mí es mejor lograr autofinanciar el caballo, que el propietario se lo pase bien y correr a cada caballo en el sitio que le toque.

 

P: Para acabar, hablando ya de sueños, ¿Cuáles serían los que tienes pendiente por cumplir como entrenador, a largo y a corto plazo?

R: Me quedan muchísimos. Por decirte uno, sueño con poder ganar un gran premio o un Listed fuera. Hasta ahora he tenido pocas oportunidades a ese nivel, pero ganarlo es otra cosa. Claro que quisiera ganar una Copa de Oro; un Kutxa, que es una carrera que me encanta porque me gustan las yeguas; un Gran Premio de Madrid; o las Poules, que este año seguro podremos estar presentes. Son carreras que siempre piensas en ellas, pero siempre estoy pensando en competir con cada caballo cuando le toca.


Foto portada: Marc Comas y COCKLINA

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a