Ir al contenido principal

El debate de pocos caballos, muchas carreras o un poco de todo


Poniendo sobre la mesa argumentos objetivos se abre el debate en el turf español de si tenemos pocos caballos, muchas carreras, alguna otra razón o una mezcla de todo. De acuerdo con los datos expuestos por el Jockey Club Español (JCE) y el medio de comunicación A Galopar actualmente no superamos en España los 700 caballos en entrenamiento. Cifras muy bajas en comparación con otros años más recientes en los que la horquilla se situaba cerca o por encima de los 1.000 ejemplares.

Esto trae consigo que por tener pocos caballos, tenemos pocos participantes en las pruebas estipuladas en el calendario. Ahora, semanalmente contamos con entre 6 y 11 carreras, y desgraciadamente la mayoría de las veces no se superan los 8-10 participantes. Es de todos sabido que por ejemplo en la carrera Lototurf muchas veces existen complicaciones para llegar al mínimo de participantes. Todo ello arrastra a que nuestro producto no sea tan atractivo para las casas de apuestas, el mayor ingreso que en general cuentan las carreras de caballos. Y es que muchas veces estas, en concreto las extranjeras, exigen al menos 8 participantes para vender mejor su oferta de juego. Otro punto más unido con la bendita apuesta externa.

Además, por desgracia, el número de propietarios nunca acaba de crecer como debiera. Es más, es más habitual ver cuadras darse de baja del JCE, que darse de alta. Una autentica pena. Tienen mucho mérito nuestros propietarios. En suma, habría que saber vender mejor el producto a posibles interesados en tener uno o varios caballos estabulados en España. Algo que podría ser extensible también para dueños extranjeros.

Eso sí, tenemos una cosa positiva para resolver ese punto débil, tener premios muy elevados. Unas bolsas económicas que en contraste al nivel de competición, la cifra de caballos en entrenamiento y la cantidad de pruebas que tenemos es alta. Por ello, contando esos puntos “buenos” podríamos atraer por esas vías a más propietarios y por ende, a más caballos en entrenamiento.

Por otro lado, la tendencia actual en España parece que apunta a adquirir más caballos jóvenes (2-3 años), que viejos (4 años en adelante). En concreto, parece que por los programas presentados se quiere potenciar a la generación precoz, lo cual a corto plazo podría traer mayores partants en carreras de 2 años. Un cambio al que habrá que darle algo de tiempo. Lo que está claro es que este es un hecho muy necesario si tenemos en consideración los partants tan cortos que han tenido las carreras de 2 años los años más recientes. Los próximos meses serán vitales para ver si esa tendencia es o no una realidad. Quedan interrogantes por resolver.

En definitiva, lo que está claro es que contamos con muchos menos ejemplares en entrenamiento que lo que nos gustaría y que el número de partants son en muchas ocasiones escasas e incluso repetitivas. Son cuestiones a mejorar, pero el cómo darles solución a estos déficits es la clave. El debate está servido y seguro que cada uno tendrá su opinión al respecto.


Foto portada: Rafa Lorente

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a