Ir al contenido principal

Los caballos en entrenamiento, la "moda" del turf español

 

Con este texto ni voy a descubrir la pólvora ni tampoco pretendo sentar cátedra en este presente tema, sobre todo porque no soy la persona idónea para ello, pero sí creo oportuno hacer una reflexión al respecto como aficionado. Que los últimos años en España ha proliferado el número de compras de caballos en entrenamiento no es ningún tipo de misterio. Todos somos conscientes de esa realidad. Y la verdad es que el misterio sobre el tema tampoco es algo novedoso para nosotros, pero está bien reflexionar un poco.

Precisamente es un tipo de compra que está de “moda” y que la he podido seguir casi en paralelo al momento en el que comencé a seguir las subastas de prácticamente toda Europa. Una moda que ha sido igualmente aupada por los resultados obtenidos en las pistas, teniendo como ejemplo de referencia la corriente ganadora de FLANDERS FLAME. Vivimos en general en una sociedad en la que buscamos resultados instantáneos y en el turf español pasa algo similar. Esperar meses y meses a debutar a un yearling y ya ni te cuento un caballo criado en casa cuesta más tiempo y dinero. Es por ello por lo que quitando algún momento puntual como el que estamos viviendo ahora, de subasta en entrenamiento en subasta en entrenamiento el número de compras ha ido in crescendo por parte de nuestros profesionales. Sin embargo, tampoco nos debe sorprender esta situación, ya que el turf español es un turf importador. Eso sí, hay maneras y maneras de importar caballos, y no simplemente importando caballos en entrenamiento. Y es que también podemos importar foals, yearlings o yeguas de cría, pero claro los resultados no son los inmediatos. Aparte, la compra de foals, yearlings o yeguas de cría requiere un mayor tiempo de conocimiento y tiempo de trabajo.

En este sentido, la relevancia conseguida por este tipo de compras lo podemos comprobar acudiendo a los valores oficiales y de este modo podemos afirmar que varias de las referencias que tenemos en nuestro turf en la actualidad son caballos comprados en su momento en entrenamiento. Esto tal vez nos debería hacer pensar también del nivel que tenemos en nuestra cabaña teniendo en cuenta que incorporaciones foráneas que hacemos y caballos de profesionales extranjeros nos vencen en varias ocasiones con cierta facilidad. Ojo, con esto no quiero decir que este tipo de fichajes sean malos, porque son necesarios en un turf en el que número de nacimientos es tan bajo, pero no podemos convertirlo en el bastión que sujeta nuestras carreras. Es una opinión personal claro está. Además, hay varios profesionales en España que trabajan como agentes o son preparadores y/o propietarios que se les da genial pujar y acertar con caballos de nivel que salen a subasta.

Repito en que las maneras de importar caballos se debería abrir más en aras de mejorar el sistema desde lo más bajo reforzando principalmente la cabaña joven. Siempre es necesario contar con una constante renovación, no solo en nuestro país, sino que, en cualquier turf medianamente desarrollado, y para ello la llegada constante de yearlings o foals es fundamental. No obstante, a favor de los profesionales que prefieren comprar caballos en entrenamiento a caballos jóvenes quisiera lanzar una lanza a su favor y es que es entendible que en un turf como es el español comprar caballos a años vista resulte arriesgado por no saber con seguridad si habrá o no competición dentro de unos meses.

Eso sí. quisiera finalizar este artículo con una frase que suele ser habitual en el sector diciendo lo de que “los 2 años son melones sin abrir” y la verdad que estoy de acuerdo, y es que mejorar mucho más un caballo ya debutado (salvo que pagues una millonada) resultado complicado. Como lo he dicho al principio con estas líneas no pretendo dictar si algo está bien o mal, sino que quiero que se piense sobre esta tendencia una vez más.


Foto portada: Rafa Lorente

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a