Ir al contenido principal

Laredo, un paraíso para el turf

 


Que haríamos sin el Mar Cantábrico y sin Cantabria, como diría el defensor a ultranza de estos sitios, Miguel Ángel Revilla, presidente de dicha Comunidad Autónoma. Pues algo semejante se podría trasladar al mundo del turf español diciendo aquello de, qué haríamos sin Laredo y sin su paraíso de playas eternas. Tal vez este sitio no tenga el prestigio ni la fama internacional de las playas de Sanlúcar de Barrameda, pero una vez que he estado allí, puedo afirmar que Laredo no tiene nada que envidiar a las playas gaditanas. Además, el clima es mejor, al menos para el gusto del que escribe este texto.

Puestos a reconocer cosas, he decir que un servidor no conocía el lugar in situ, eso sí, escuchar sobre él muchas veces y la verdad, ya era hora de poner rumbo a la localidad cántabra. Nada más llegar a este municipio de unos 13.000 habitantes te quedas plasmado con las playas kilométricas con las que cuenta. Probablemente, la más turística y llena de gente es la llamada Playa de Laredo o la Salve que comienza en el Puerto Pesquero y finaliza en El Puntal. Pues bien, dicha playa cuenta con 4.250 metros de longitud, ni más ni menos, con una arena fina y acompañada de unas bonitas dunas con vegetación única. Ya una vez puestos a promocionar el destino, hay que señalar que en estos momentos de crisis sanitaria estamos ante un lugar perfecto para mantener las distancias de seguridad y para disfrutar del sol tumbado en una toalla con un agua fresquita. Claro, Ander al que le gusta andar siempre, aunque el sol no tanto por su piel blanquecina, recorrió esta playa de punta a punta por la orilla. Buen paseo para reforzar las piernas y hacer músculo, si es que eso existe para mí...

Hablando de punta a punta y recuperando el aspecto turfistico del texto llegamos a El Puntal junto al Puerto Deportivo, lugar en el que se da comienzo a una playa especial, la Playa del Regatón. Un sitio mágico y bastante diferente al que podemos encontrar a solo unos pocos metros. Está situado dentro del enclave del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, y está mojado por la Ría de Treto en la Bahía de Santoña. Allí no hay apenas gente, allí hay caballos. 

Efectivamente, caballos que dejan bien plasmadas en la arena unas huellas de herraduras que dan pistas de que por ahí ha habido caballos, bien galopando, bien trotando o bien paseando. Caballos de todo tipo, incluso los que nos gustan en esta página, los Pura Sangre Ingleses. En consonancia, un lugar diferente o mejor dicho un paraíso para el turf. 

Pese a que la gente no suele estar allí en las inmediaciones de la playa, estos pueden pasar a pocos metros de los caballos y compartir un sitio en el que hay espacio para todos, caballos y humanos. A su vez, quién anda por la orilla de la ría, que está llena de vegetación marina, única y diferente a otros lugares, puede ver peces en el agua. El refrán popular cuenta que quién anda como un pez en el agua, es aquel quién se siente cómodo por esos lares. Pues siendo sinceros, quiénes en esta playa andan como peces en el agua no son los peces son los caballos. Galope tras galope, entrenamiento tras entrenamiento que mejor que un chapuzón en el fresquito, pero siempre reconfortante y maravilloso Mar Cantábrico. Por lo que, no sólo las personas quienes tienen el placer de darse un baño en el mar. Siendo sinceros, un lujo y un honor, y lo repetiré es algo mágico.

Para los clásicos del turf, los entrenamientos en esta playa de algo más de 2 kilómetros de distancia no son probablemente las al usas o las que pueden verse en un entrenamiento en un hipódromo. En definitiva, un cambio de aires, en este caso aires del norte y acompañado de la brisa marina para los caballos. Los horarios tampoco son tan estrictos o tempraneros, aunque también lo son, y es que a las tardes también es habitual ver galopar caballos a gran velocidad. Así un aficionado puede tener el placer de ver un galope de un caballo de carreras sin tener que madrugar mucho. Otra cosa importante es claro controlar las mareas marinas, ya que el agua hace desaparecer muchas veces esa pista natural de arena de la playa que hay para entrenar.

En conclusión, el artífice de que todo este paraíso natural y los caballos, incluso los PSI, se combinen en un mismo lugar es el "El Centro Ecuestre El Sable". Además, cualquiera puede darse un buen paseo por estas impresionantes vistas cabalgando con un caballo, bien siendo niños o adultos, o bien siendo expertos o principiantes montando. Por tanto, sean todos bienvenidos a los placeres de Laredo y si todavía no los has hecho, no seas como un servidor y ponte dirección a Laredo a disfrutar de un lugar paradisíaco.


Foto portada: Playa del Regatón (Laredo) | Laredo Turismo

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a