Ir al contenido principal

Eneko Goia: “El hipódromo hace a Donostia diferente a otras ciudades”



Un día antes del gran día marcado en el calendario turfístico nos espera en el despacho del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián el alcalde de la ciudad, Eneko Goia, preparado para hablar un poco de carreras de caballos. Seguramente sea un tipo de entrevista al que no está para nada acostumbrado, pero el alcalde también tiene su parte importante en la Copa de Oro, ya que es el encargado de entregar el trofeo valorado en 20.000 € al propietario del caballo ganador.

 

Buenos días, Eneko. Un honor que nos acojas en tu casa a las puertas de la Copa de Oro. Desgraciadamente estamos ante un año tan anómalo en el que incluso la Semana Grande donostiarra tal y como la conocemos ha tenido que ser suspendida. Sin embargo, las carreras siguen al pie del cañón, ¿Cómo valoras este verano donostiarra tan raro? Y a su vez, ¿Cómo valoras que las carreras sigan intactas con las medidas de seguridad correspondientes?

Buenos días, Ander. Está claro que el verano de 2020 está siendo raro, complicado y difícil para todos. Pues bien, dentro de todos esos hándicaps negativos que te acabo de comentar, el hecho de que una de las actividades más características que nos diferencian como ciudad que son las carreras de caballos que se puedan mantener lo valoro muy positivamente. Hay que tener en cuenta que detrás de su celebración existe una esfuerzo muy grande y en definitiva merece la pena intentar que las cosas vayan bien en la medida de lo posible. De esta manera y con esfuerzo como te digo, se ha conseguido que nos sigan acompañando las carreras de caballos, un año más, como lo ha hecho durante mucho tiempo en la historia de nuestra ciudad. 

 

Hablando un poco más en profundidad sobre nuestro hipódromo ¿Cuál es el primer recuerdo que te viene a la cabeza del Hipódromo de San Sebastián?

Me acuerdo de que cuando era joven con los amigos de mi cuadrilla alguna tarde de verano habíamos asistido a pasar una agradable jornada, tal y como se sigue haciendo en la actualidad. Es un lugar diferente al resto que hay en la ciudad y diría que esos serían mis primeros recuerdos sobre el hipódromo al tener una veintena de años.

 

Supongo que en verano el hipódromo es otro de los puntos fuertes e igualmente parte de la amplia oferta turística de la ciudad, ¿Realmente se nota la influencia de un lugar así en Donostia? ¿Crees realmente que el hipódromo se conoce lo suficiente entre los donostiarras y los turistas que vienen aquí?

Sin lugar a duda la influencia del hipódromo se hace notar en los veranos. Mucha gente viene a Donostia para presenciar las carreras. Además, las carreras de caballos van muy ligadas a la historia de Donostia, aunque es cierto que el deporte ha cambiado mucho pasando de un espectáculo ligado a la élite a convertirse en un espectáculo más popular. Asimismo, el hecho de que Donostia sea junto a Madrid y algún punto más del estado que cuenta con un hipódromo supone contar con una oferta diferente que Donostia sigue manteniendo y ofreciendo. No muchos lugares a nuestro alrededor pueden decir que cuentan con un lugar así en su municipio. 

A su vez, para mí creo que el hipódromo no se conoce lo suficiente, al menos entre los donostiarras. Es verdad que existe una gran serie de personas de aquí que son aficionados y que viven con gran pasión la actividad hípica. También suelen acudir varios aficionados franceses a nuestra ciudad por las carreras, tanto por la proximidad como porque ellos tienen una mayor tradición al mundo del turf. Aunque como te digo, creo que el hipódromo por lo general es un gran desconocido, por lo que seguramente debería tener algo más de promoción. Igualmente creo que si pudieran realizarse en el recinto otro tipo de actividades complementarias el hipódromo se podría dar a conocer más entre nuestros ciudadanos, ya que es un espacio privilegiado donde se pueden realizar muchas más actividades de las que se realizan en la actualidad principalmente por su amplia extensión.

 

Tendrías alguna anécdota del Hipódromo de San Sebastián en mente y más concretamente de la Copa de Oro de San Sebastián, una copa que tiene siempre el honor de entregarlo el alcalde de la ciudad.

Por suerte o no, nunca me ha ocurrido nada especial o anecdótico en el hipódromo. Sin embargo, es verdad que la mayoría de las veces que me ha tocado entregar la Copa de Oro, que es cedida por el propio ayuntamiento para el propietario ganador, he tenido que pasar mucho calor. Y eso evidentemente cuando tienes que ir con traje te hace sufrir algo (risas).

 

Al inicio de la temporada en un día de carreras le vimos en el hipódromo hablando con los responsables del recinto, precisamente cuando todavía el público tenía varias restricciones para acudir e incluso moverse dentro de las instalaciones. Supongo que el trabajo desde el Ayuntamiento ha sido intenso para poder conseguir los permisos pertinentes ante este verano tan diferente por las cuestiones sanitarias que nos rodean. 

Cierto es que al principio de temporada tuvimos muchísimos problemas y dificultades, ya que la interpretación que se hacía a la actividad que se realiza en el hipódromo no se ajustaba realmente al día a día de un lugar de esa índole. A su vez, el hecho de que sea Donostia el único lugar del País Vasco donde se realizan carreras hacía complicado que las personas que ponían estas medidas entendiesen que las restricciones impuestas no eran compatibles con las carreras.

El venir a ver carreras de caballos no es lo mismo que ir a ver un partido de fútbol, donde puedes estar sentado en un asiento numerado y puedes estar quieto durante todo el partido en el mismo lugar. Y es que venir a las carreras además de ver la propia carrera trae consigo una especie de ceremonia en el que están en sí mismo el añadido de moverse para ver los caballos al paddock, moverse para realizar las correspondientes apuestas o ir al bar a tomar algo. Como te digo fue difícil la negociación, pero se puede decir que se consiguió algo de manera razonada para conseguir una movilidad suficiente dentro del recinto.

Es verdad que este año desgraciadamente como otras actividades las gradas no podrán estar llenas y más un día como la Copa de Oro, donde lo habitual es ver un hipódromo lleno. Por ponerte un ejemplo, hace unos días acudí al concierto del comienzo de la Quincena Musical en el Kursaal y solo podía acudir un tercio del público. No voy a negar que este tipo situaciones como alcalde de la ciudad me producen tristeza, pero cierto es que seguramente me produciría aún más tristeza si este y otro tipo de actividades no pudiesen celebrar dentro de las medidas de seguridad necesarias.

 

El hipódromo al ser un recinto propiedad del Ayuntamiento entiendo que la apuesta por este singular lugar va a seguir intacta de cara a futuro por parte del consistorio. ¿Cómo se encuentra ese eterno concurso que ha ido atrasándose tanto en el tiempo?

Donostia de ninguna manera puede dejar perder una infraestructura así que le hace diferente a otros lugares y por ello, seguiremos trabajando y apostando por el hipódromo para que este lugar siga con buena salud. Es un sitio peculiar y más cuando no eres aficionado o conocedor del deporte como suele ocurrir en las instituciones. El hipódromo ha tenido años más y menos potentes en el pasado, por lo que el objetivo es seguir intentando ayudar para crear afición y dar fuerza para recuperar el esplendor que ha tenido durante su historia. 

Entretanto decir sobre el concurso que llegamos a un acuerdo con los actuales gestores del hipódromo para mantener la actividad y seguir ofreciendo carreras hasta que sacásemos el concurso adelante. Como bien es sabido al respecto del concurso tuvimos una gran duda existencial, ya que contábamos con dos ofertas para su gestión. Una propuesta que apostaba por la pista de hierba y otra propuesta por sustituir la actual pista de hierba por una de fibra. Entonces, para nosotros como Ayuntamiento al no ser una entidad experta en la materia nos entró la duda ante dos opciones tan diferentes. Por ello, encargamos un análisis a Inglaterra para valorar las dos propuestas y sacamos un informe bastante elaborado. Luego, por desgracia vino todo este problema del Covid-19 y como a otras cosas relativas al Ayuntamiento también afectó al concurso. Además, nos constó también hace unos meses que una de las propuestas se retiraba para participar en el concurso. En conclusión, esperamos que cuando volvamos poco a poco a la normalidad podamos sacar definitivamente el concurso a la luz en unas condiciones que ya estaban bastante avanzadas antes de la pandemia.

 

Finalmente, vamos a mojarnos un poco de cara al gran día de mañana, ¿Quién es tu favorito para ganar la Copa de Oro 2020?

Sin ser un gran experto en la materia me quedo otro año más con el ganador de la edición del año pasado AMAZING RED que para mí, sin saber mucho sobre caballos, ganó muy fácil la carrera y si viene de nuevo desde Inglaterra y más en estos momentos tan anómalos por algo será. 

 

Agradecemos que el alcalde de Donostia / San Sebastián, Eneko Goia, nos haya podido acoger en su lugar de trabajo y haya sacado unos minutos para hablar un poco de caballos con Pronoturf. Mañana, 15 de agosto, nos citamos en nuestra otra “casa” y como es tradición será el alcalde de la ciudad quién entregue la preciada Copa de Oro al propietario del caballo ganador.


Foto portada: Eneko Goia presenciando la Copa de Oro 2019 | Foto: I.A.

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a