Ir al contenido principal

Un campeón en toda regla


Hoy me gustaría hablar de un campeón en toda regla que es quien si no que Abdel. Un caballo que siempre me ha gustado y más cuando viene a correr a mi hipódromo, San Sebastián.

En mis 17 años de vida nunca he visto un caballo tan espectacular dentro y fuera de las pistas, siempre con un aspecto espectacular gracias a su físico deslumbrante. Bien es cierto que es un caballo que suele sudar en el paddock como paso el año pasado antes de ganar la Copa de Oro, pese a ello corre y gana como nadie.

Muchas personas dudaron de que iba a hacer en la Copa de Oro de este año por los problemas de salud que tuvo después de su estancia en Dubai. La verdad es que reapareció en Madrid en la pista de arena muy bien pese a que los rivales no eran comparables a sus siguientes salidas. Además, las dudas aumentaban sabiendo que tres días después iba a correr otro Gran Premio.

Llegó el día, el paddock estaba repleto, la expectación era máxima. En el último instante se retiró el caballo del jeque Zamaam, así el lote se reducía a 7 participantes. Entonces, fueron llegando los participantes: Celtic Rock, Fortun, Brindos, los foráneos, Narrow Hill, Sant' Alberto... Faltaba bien es cierto un toro, Abdel. Allí llegó con su cuello firme y en un estado magnifico. Poco faltaba para darse la salida y después de hacer mi apuesta a favor de Abdel y Narrow Hill, el favorito de los apostantes, se dio la salida. El ritmo de la prueba era fuerte con unos caballos por los palos y otros por el exterior. Al paso por primera vez del poste de llegada los aplausos eran máximos con Abdel al frente junto a Celtic Rock. Cuando pasaron la curva de Bugati parecía que la victoria estaría entre Abdel y Narrow Hill, mi gemela. El español aguantaba con los ánimos de los presentes y llegaba el francés con autoridad que finalmente consiguió la victoria este último.

Siempre se dice que del segundo no se acuerda nadie yo en cambio no lo olvidaría. Después de la carrera tenía ganas para que pasaran tres días para ver de nuevo al campeón.

El viernes fue una gran jornada, pero ya llego el día clave, el lunes. Bien es cierto que no había tanto público como el viernes, pero los grandes aficionados allí estaban. Abdel llegó otra vez de los últimos y tan espléndido como siempre. Las dudas esta vez eran si podría correr bien 72 horas después de participar en una carrera tan importante. Yo la verdad es que no tenía dudas y otra vez hizo lo que un campeón hace ganar. Gano por dos cuerpos ante un gran Totxo que llegaba como un tiro.

En este caso hice una cosa que no suelo hacer, ir al recinto de ganadores y aplaudir a un caballo que se lo merecía de verdad. Sentí que tenía delante a un campeón y que siempre que corriese fuese mi favorito y mi campeón.


Foto portada: (Abdel en la Copa de Oro 2013 | Foto: El Diario Vasco)

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a