Ir al contenido principal

El primer domingo de octubre bien vale un Arco

 


Carreras de Grupo I podemos encontrar varios repartidos en el calendario turfistico. Se disputan durante todo el año. En hipódromos de todo tipo y en distintos países del globo terráqueo. Algunas de ellas son en distancias de velocidad, mientras que en otras se prima el fondo. Hay pruebas reservados para los más jóvenes, para la edad clásica o para los viejos. La variedad en la carta de nuestro particular gran festín es amplia y el aficionado de este modo también puede elegir entre un gran abanico de citas.

Citas que puestos a elegir una, un servidor tendría clara su preferencia. Solo os dejo una pista… “Primer domingo de octubre”. Supongo que la respuesta está bastante clara, el Prix l’Arc de Triomphe. Prueba legendaria sobre 2.400 metros, que curiosamente este 2021 cumple su edición número 100. Cifra mágica para una carrera mágica con un historial sencillamente difícil de superar. Nombres como ENABLE, TREVE, KSAR, CORRIDA, DJEBEL, RIBOT, SEA BIRD, MILL REEF, ALLEGED, ALLEZ FRANCE, DANCING BRAVE, RAINBOW QUEST, URBAN SEA, MONTJEU, PEINTRE CELEBRE, ZARKAVA, SEA THE STARS o GOLDEN HORN, tienen inscrito su nombre para la posteridad de las carreras tras ganar en París.

Con los citados nombres queda claro que los mejores caballos sobre la milla y media se han presentado en este día con el fin de ser el mejor del año sobre ese metraje. Un trono que dura 365 días, pero su legado queda para siempre presente. No solo coronándote como el mejor o la mejor de Europa, sino que incluso de todo el mundo sobre los 2.400 metros en pista de hierba.

Conozco la existencia de este carrera hace muchos años, prácticamente desde que soy un niño, cuando ya tenía algo de conciencia sobre las carreras de caballos. Conocía y seguía las carreras sí, pero me centraba especialmente en el verano donostiarra y poco más. Es verdad, que poco a poco asomaba la patita en el turf del país vecino, gracias en gran parte a la cuadra General Turf. Eternamente agradecido a ellos. Y de esta manera, tuve con el tiempo noticias sobre el Arco de Triunfo. Me hablaban de una especie de final de la Copa del Mundo con los mejores ejemplares de todo el mundo en liza en busca de coronarse como el rey o reina del turf mundial.

En este sentido, recuerdo y aún conservo en mi casa varios programas del meeting que me conseguía un familiar que solía ir a París aquellos días. Esperaba ansiosamente a los días siguientes de ese fin de semana para tener esa lista de caballos engalanados de púrpura y magia en mi poder. Desde entonces me reivindico como fan incondicional del Arco de Triunfo.

El primer recuerdo, pese a que sea algo vago y borroso lo tengo de la edición de DALAKHANI el año 2003. Yo tenía solo 6 años y fue también el motivo de que siempre haya tenido una predilección particular por las sedas del Aga Khan. Luego vinieron los triunfos de estrellas como BAGO (2004), HURRICANE RUN (2005), ZARKAVA (2008), SEA THE STARS (2009) … Unos nombres que marcaron mi niñez alrededor de esta cita.

Desde aquel 2003 no había año en el que pese a los precarios medios que había entonces no intentaba encontrar o bien el vídeo o al menos el resultado de la carrera. Todavía era muy novel en este deporte y no sabía realmente la importancia que tenía ganar un Grupo I de esa índole. El tiempo y el empezar a peinar alguna cana me ha hecho reflexionar que ganar un Arco tiene que ser casi lo máximo a lo que puede aspirar un aficionado al turf. Prácticamente lo mismo que alcanzar el nirvana. Poseyendo la seguridad y la paz de que tu nombre pasará a los anales de la historia.

Afirmo que junto la Copa de Oro de San Sebastián, el Arco es la única carrera que podría asemejarse o acercarse a las sensaciones que me producen esos minutos de galope nada más darse el golpe de cajones. En mi caso siento que el corazón me bombea más rápido, la piel de gallina se me reproduce por todo el cuerpo y los ojos no se me van de ese pelotón de caballos. Sinceramente, es difícil representar la sensación que siento en unas simples palabras, tal vez alguien que esté leyendo esto lo entienda. Eso espero…

Lamento profundamente el todavía no poder haber acudido a París a vivir esta prueba en directo. Sin embargo, sé con total seguridad que algún primer domingo de octubre me podréis encontrar en la capital francesa. Se dice que París es la ciudad de la luz o la ciudad del amor. Bien, dejémoslo mejor definido como la ciudad que alberga la mejor carrera del año.


Foto portada: 100º Prix l’Arc de Triomphe

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a