Ir al contenido principal

La cría del PSI en Gipuzkoa

 



La contribución del País Vasco a las carreras de caballos en España es indiscutible. La viva imagen de dicha aportación sería sin duda la del hipódromo de San Sebastián en el barrio de Zubieta. Pero aportaciones hay muchas más provenientes desde el norte del país.

Además de la Yeguada Militar de Lore-Toki, mencionado en un artículo anterior, yeguadas ha habido varias en tierras vascas y de mucho renombre. Cabe recordar un punto positivo que es la corta distancia a la frontera francesa, cuestión que siempre ha facilitado el poder cubrir con sementales de tierras galas. En Gipuzkoa durante la historia se han concentrado varios criadores, por mencionar algunos destacarían la Yeguada Ipintza (Ramón Beamonte), la Yeguada de Larzabal (Conde de Villapadierna), la Yeguada Arizabalo y un gran número de yeguadas más pequeñas o más desconocidas.

 

Yeguada Ipintza:

La primera de las yeguadas mencionadas en la lista anterior es la de la Yeguada Ipintza, cuyos colores en las pistas eran verdiblancos. Creada el año 1951 por el empresario constructor Ramón Beamonte fue ubicado en el término municipal de Lezo en el caserío Ipintza. Después fue ampliado llegando al caserío Sagasti (manzanal en castellano) alcanzando así aproximadamente 24 hectáreas de prados para la cría, siendo una de las más modernas de aquellos años a nivel europeo. Hablando de la ubicación, se situaba al lado del monte Jaizkibel, el cual le hacía de barrera del viento proveniente del Golfo de Bizkaia.

Enclave perfecto para criar, pero hacía falta materia prima. Para ello llegaron varias yeguas de cría desde el otro lado de la frontera de la mano de los mejores criadores de aquellos años como eran Marcel Boussac o el Aga Khan. Llegaron así varias de las mejores sangres europeas de la época a España. Entre sus primeros fichajes destacaron madres como It, Montaria, Nafila o Dulcinee. Un poco más tarde vinieron Trucial (madre de grandes ejemplares como Nertal (2 GP Madrid), Tokara (Oaks) o Dyur (2 Memorial Duque de Toledo)), Sunda (madre de Wildsun (GP Madrid)), Karelica (madre de Vik (GP San Sebastián)), Folk Song (madre de Folie (Oaks)) o Raita (ganadora del Prix Penelope Grupo 3) (bisabuela de Rheffissimo).

El plantel de yeguas madre difícilmente superaba la cifra de 15 reproductoras, pero todas estaban especialmente elegidas y seleccionadas para preservar las mejores sangres del mundo. Este proyecto necesitó una gran inversión de dinero que dio sus frutos en las pistas españolas. La Yeguada Ipintza con el nombre de Ramón Beamonte ganó la estadístia de propietarios en España ocho años consecutivos (1955 a 1962) y a nombre de la Yeguada Ipintza en 1969. Mientras que en la estadística de criadores estuvo décadas peleando a la sombra de la Yeguada Militar, en el cual nacían más productos. El final de este faraónico proyecto llegó tras varios años de triunfos con la muerte de Ramón Beamonte el año 1978.

 

Yeguada de Larzabal:

Durante las décadas de los 50, 60 y 70 el gran rival en las pistas del anterior protagonista era el Conde de Villapadierna, el cual también tenía una yeguada a pocos kilómetros-metros de su rival bautizado con el nombre de la Yeguada de Larzabal. Con el objetivo de impulsar la cría caballar en España el mencionado propietario compró una finca en el límite entre Errenteria y Oiartzun. La cría de PSI por parte del conde comenzó con una yegua madre que fue Palace Girl. También incorporó una de las mejores sangres de la época de la mano de un semental como Goya. Asimismo, llegó a la yeguada un semental que también marcó tendencia por aquel entonces como fue Hébércourt, ejemplar que representó al Conde de Romanones en el hipódromo, llevándose entre otros premios el GP Madrid (1941) y que hasta entonces dio buenos resultados como padre.

Como su competidor Ramón Beamonte, el Conde de Villapadierna también guardaba una gran relación con el criador Marcel Boussac, amistad que le permitió cubrir algunas de sus yeguas con su semental estrella que era Tourbillon, importando líneas de máximo nivel a la cría nacional. Dos buenas yeguas de vientre fueron las que mandó a cubrir con el mencionado semental, Still Water y Baratissima (ganadora GP Madrid 1947). De la primera madre anteriormente vimos en las pistas a una campeona como fue Turandot II, criada en Arizabalo, portadora de la chaquetilla de la Yeguada San Jorge (ganadora del GP Madrid 1951). De esos dos cruce con Tourbillon nacieron en 1951 Touragua y Tourbar respectivamente. Touragua ni más ni menos fue el ganador del GP Madrid 1955 precisamente con los colores verde y amarillos del conde y ocho veces campeón de la estadística de sementales.

Ya en la recta final de su carrera cuando los caballos del conde no aparecían tanto en las pistas salió la gran creación del propietario y criador que fue Rheffissimo. Este alazán fue en su momento y también actualmente reconocido como uno de los mejores caballos y sementales que ha corrido y cubierto en la historia de los hipódromos españoles. Hijo de La Sanctissima criada también por Villapadierna, y que como dato curioso a su vez era bisnieta de Raita, una de las primeras yeguas madres que importó su eterno rival Ramón Beamonte. Murió un año después que Beamonte en 1979, consiguiendo en su historial deportivo nueve estadísticas de propietarios.

 

Yeguada Arizabalo:

Y no muy lejos de las dos poderosas yeguadas mencionadas se creó otro lugar histórico para la cría del Pura Sangre Ingles en España llamado la Yeguada Arizabalo, también establecido en Oiartzun. Dicho lugar se creó a partir de una necesidad de impulsar la cría nacional. España venía de años difíciles debido a la guerra civil, hito que influyó en un gran problema para el producto nacional. En los inicios de la década de los cuarenta casi únicamente se contaba con la Yeguada Militar como centro de cría de PSI en España. Para solventar dicho déficit la Sociedad de Fomento de Cría Caballar propuso crear una yeguada pensada sobre todo para los criadores o propietarios que contaban con unas pocas yeguas para criar.

El objetivo era aglutinar en un mismo lugar una especie de “mini yeguadas” que contaban con las condiciones perfectas para impulsar la cría en España. Así se pudo afrontar un gran reto que por si mismo tendría un coste económico muy grande en el supuesto en el que los propietarios tuviesen que construir su propio centro individualmente. Por tanto, a partir de pequeñas acciones varias personas tendrían la oportunidad de que naciesen sus futuros campeones y campeonas.

El lugar elegido tal y como se ha mencionado previamente fue Oiartzun con el coronel José María Cavanillas Prosper al frente del proyecto, primer director de la Yeguada Militar de Lore-Toki. Ya en 1946 se comenzó a llenar de varias yeguas de vientre con el fin de ver potrillos de distintos propietarios que se unieron a la iniciativa. Se ponen precios y tarifas bastante asequibles al inicio, ya que el objetivo era llenar de madres y nuevas líneas la cría nacional, sin llegar a ser un negocio para sacar dinero.

Esa gran explosión inicial provocó que en poco tiempo los prados estuviesen llenos de ejemplares, por lo que se tuvo que ampliar la yeguada con nuevos terrenos provenientes de Arizmendi. Pese al aumento exponencial de los terrenos, los nuevos límites de la yeguada se volvieron a quedar pequeños. Por desgracia en esta ocasión no se pudo conseguir ampliar más el centro porque las hectáreas colindantes estaban a unos precios inaccesibles. Todo esto provoca que Arizabalo se quede pequeño, por lo tanto, se empezó a buscar una alternativa. Tras el fallido intento en Legamarejo, se optó en 1971 por las tierras navarras de Ulzama entre las localidades de Auza y Elzaburu.

 

Muchos más propietarios y criadores, algunos con mayor volumen de ejemplares que otros, criaron durante varios años en los prados guipuzcoanos. Además de los mencionados cabría nombrar la Yeguada Kantauri, Yeguada Errekalde (Azpeitia), Yeguada Donostiarra, Yeguada San Damián y Figueroa (Oiartzun), Yeguada del Marques de Valderas (Lasarte), Yeguada Urdiñ-Oriya (Lasarte) y un largo etc. De ellos actualmente la mayoría son historia, algunos en cambio resisten a la tempestad. Seguramente sea imposible volver en un futuro a un nivel de tanto volumen de criadores en un espacio tan pequeño, pero la historia siempre estará ahí para el recuerdo.


Foto portada: Foto antigua de la Yeguada Ipintza | Foto: Autor Desconocido

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a