Ir al contenido principal

La historia de Tattersalls



Si existe una casa de subastas líder en el mundo ese es Tattersalls. Hoy en día se celebran subastas de esta casa en Inglaterra e Irlanda. La variedad de productos que se ofertan en el ring es de todo tipo: foals, yearlings, caballos en entrenamiento o yeguas madre. Además, esos caballos son corredores en modalidades como galope o carreras de obstáculos. Por tanto, la oferta es apta para todo tipo de compradores.

Yendo a los orígenes de Tattersalls fue creado por Richard Tattersalls el año 1766 situándose a las afueras de Londres. Los primeros años se vendían ejemplares del Duque de Kingston o del Rey Jorge IV. Años después el hijo del fundador extendió el negocio de la empresa a otro mercado importante de Europa como era Francia. Cada vez Tattersalls llegaba a más sectores del turf llegando a gente importante del sector.

Antes de cumplir el centenario desde su fundación el contrato de arrendamiento que tenía el bisabuelo Richard Tattersalls se expiró lo que provocó que la empresa tuviese que trasladar a Knightsbridge al oeste de Londres. De padres a hijos fue heredándose el negocio hasta el año 1924, momento en el cual murió Somerville Tattersalls. Debido al fallecimiento de este, el negocio pasó a las manos de los otros tres socios de Tattersalls que eran Gerald Deane, Robert Needham y Terrence Watt.

Tras este importante cambio en la casa de subastas se crea en 1965 las primeras subastas bloodstock situadas en Newmarket (Inglaterra). Mas tarde en 1988 las subastas llegan a celebrarse también en Fairyhouse (Irlanda). Fruto de estos dos hitos ahora mismo el centro de operaciones de Tattersalls está situado en Newmarket, mientras que en Fairyhouse se celebran también subastas de la misma casa.

Todos estos años de historia han servido para que Tattersalls sea la casa de subastas líder en el sector de las carreras de caballos. Año tras año el número de caballos que salen al ring va en aumento y es que en el alrededor de 25 subastas que celebran al año dejan una cifra de 10.000 caballos distintos sacados a subasta. Además, a pesar del paso de los años la moneda que se utiliza para hacer las transacciones siguen siendo las guineas. Las guineas son actualmente unas monedas que son solo utilizadas para las subastas celebradas por Tattersalls. Hoy la cotización actual de una guinea es de una libra y cinco peniques (1 guinea = 1,05£).

En la idea de expandir el negocio a otros mercados Tattersalls se hizo el año 2014 con la mayoría de las acciones de Osarus, una casa de subastas de caballos de carreras situado en el sudeste francés. Esta adquisición sirvió para llegar a uno de los países punteros del turf europeo e incluso mundial como es Francia. Este crecimiento se siguió produciendo con la compra de Brightwells Bloodstock por parte de Tattersalls el año 2015 lo que provocó poder utilizar las instalaciones de Brightwells haciendo las subastas de Tattersalls Cheltenham y Tattersalls Ireland Ascot.  Al fin y al cabo, con la consolidación y crecimiento en el mercado inglés e irlandés y la expansión al mercado francés, Tattersalls se ha convertido en el líder entre las casas de subastas de caballos de carreras.

Esto todo también ha influido en que Tattersalls haya cogido una importancia cada vez más relevante en el turf español. Es muy habitual ver profesionales españoles en las subastas de caballos de entrenamiento que se celebran sobre todo en octubre-noviembre. Por un precio bastante módico se puede obtener un caballo de un buen valor, como por ejemplo Flanders Flame (2.000 guineas) o Presidency (2.000 guineas) ejemplares de gran valor en España. Con caballos de tanta variedad en cuanto a precio, calidad, distancia o modalidad podría posibilitar sin duda la creación de nuevos propietarios y nuevos aficionados. Parece que año tras año este tipo de subastas van a seguir teniendo más presencia y más compras españolas porque económicamente se trata de un negocio muy atractivo.


Foto portada: El logo de Tattersalls | Foto: Tattersalls

Comentarios

Entradas Populares

Yeguada Militar, historia de nuestro turf

  Cuadras míticas en nuestras pistas hay muchas y ha habido muchas. Pero a todo aficionado de nuestras pistas si le hablan de una chaquetilla roja con cruz de San Andrés verde y gorra verde le viene a la cabeza la Yeguada Militar. Colores que han tenido tiempos de gloria y tiempos de más penurias, pero siempre en nuestras pistas. Ha habido grandes colores que hemos mencionado en otros posts, otros en cambio, han pasado a la historia como es el caso de Rosales, Mendoza, Conde de Villapadierna, Ramón Beamonte, Alborada, Madrileña… De estos colores y de estas épocas poco siguen en pie solo cuadras como la Yeguada Urdiñ-Oriya, el Duque de Alburquerque y la mencionada Yeguada Militar. De este último precisamente hablaremos en estas líneas, pese a que sea difícil reunir todo en un artículo. Según datos obtenidos a partir del año 1941 y hasta hoy la Yeguada Militar ha conseguido ganar en 8 ocasiones la estadística de propietarios (1941 a 1943 y 1945 a 1949) y en 37 ocasiones la estadística

Lore-Toki, la cuna de las yeguadas en España

  A raíz del artículo publicado sobre la historia de la Yeguada Militar el jefe de la yeguada, Antonio Suñén se puso en contacto con un servidor para realizar una visita a la instalaciones situadas entre Hernani y Donosti. Mañana soleada, perfecta para la visita. Me acompaña en esta aventura mi padre, otro gran fan de los colores rojiverdes. Reconozco nunca haber asistido a una yeguada de PSI, por lo que me presento virgen a las puertas del recinto, que está formado por una valla de color rojo y verde con los iniciales de la yeguada (YM). Nada más entrar padre e hijo nos fijamos en dos yeguas madres con dos productos recién nacidos en un prado donde solo están ellas. Tras las presentaciones con Antonio volvemos cuesta abajo a ese prado que nos fijamos nada más entrar. Las yeguas resultan ser Jutlandia (Dyhim Diamond y Molinera) e Itaqui (Dyhim Diamond y Ragamuffin Mandy), junto a ellas están dos hembras que no se separaban de sus madres. Se me acerca con curiosidad Jutlandia junto a

Alejandro Gutiérrez Val, de Ashdeuzo a El Caney

El 24 de junio se produjo la confirmación de Alejandro Gutiérrez Val como jockey en España al ganar con El Caney el Gran Premio de Madrid. Hasta hace poco su trayectoria profesional ha sido desconocida por muchos. En cambio, la historia de este jockey nacido en la localidad cántabra de Requejo comenzó a escribirse varios años antes. Sus primeros pasos en el mundo del turf los dio, como otros tantos jóvenes cántabros, de la mano de Enrique Puente en la playa de Laredo. Sin embargo, algo que comenzó como un pasatiempo en vacaciones pasó a convertirse en su futuro oficio. Su buen hacer hizo que debutase en Laredo el año 2014 con Ashdeuzo siendo sexto a unas semanas de cumplir los 16 años. Mientras que su debut en San Sebastián fue semanas después con Banbu en el Memorial Emilio Castiñeyra. En su segunda actuación fue quinto ante el asombro de muchos aficionados que veían a un chaval que tenía cara de niño y un cuerpo todavía sin desarrollar. Tras el verano, dio el gran paso de irse a